¿VERANO?

Se siente sobre la espalda el verano.

La dura mochila te hace sudar

y buscas la sombra sobre el camino.

Las hayas, los bojes, te refrescan

mientras pisas sin prisa el sendero

que te traslada de un sitio a otro sitio.

De tus sueños a tus realidades,

de la suspensión de los sentidos

a la confirmación de la vida.

Pero la vida supura, transpira

mientras deambulas por la calzada.

Piensas que otras personas transitaron

por ella en distantes y remotos tiempos.

Pero no sientes alivio, el calor

traspasa por momentos los parajes

y sientes el sudor sobre tu espalda.

Es una alegre y alocada primavera

que un día nos nubla el semblante

y otro nos presenta de repente

 el verano. 

BALCÓN DE PILATOS

Caminar sobre el borde del barranco

alzando la vista hacia el horizonte.

Sentir la grandeza del instante

y la pequeñez de tu figura.

Esa es la sensación que penetra

en las estribaciones del balcón.

Un balcón que la naturaleza

ha forjado a través de los siglos

Para nuestro gozo y deleite.

Para posar la vista y recrearnos

del espectáculo que nos ofrece.

Caminar es nuestra actitud vital

nuestra forma de vivir la naturaleza

la unión cósmica con el entorno.

Caminar y percibir que somos

tan solo un engranaje más

del incontrolable cosmos.

NATURALEZA

Una fragancia de múltiples olores

me abruma el olfato,  mientras paseo

por campos invadidos de amarillo

y de verde alfombrando mis pasos.

El incesante trinar de los pájaros

pone el sonido a la par que el color,

mientras la vista se dispersa y divide

entre los matices y el paisaje

abrupto que circunda mí camino.

Hoy el sendero se ha hecho primavera

y ha puesto la armonía a mis pies

para amar todavía más la naturaleza.

CERCANÍA-2022-04-22

El sutil aroma de la primavera

ha inundado los cercanos caminos

por donde nuestros veteranos pasos

han transitado una hermosa mañana.

Dando un toque de calma a nuestra marcha

y envolviendo con su bruma el paisaje

la niebla nos ha dado la bienvenida

Y como premio a la perseverancia

en pleno caminar hacia el destino

la persistente niebla se ha evaporado

y la luz se ha hecho eco de la mañana.

Hoy la cercanía la hemos notado

no en la vista puesta hacia el horizonte

sino en conjunción con la naturaleza

que hemos disfrutado en el camino.

LEARTZA-2022-04-08

Hay días que las sombras siembran de penumbra los rincones por donde transitamos, poniendo también una pátina de tristeza en los semblantes de los caminantes. Sin embargo hay otros como el pasado viernes donde la luz penetra suavemente en el paisaje y en nuestro ánimo, transportándonos con armonía y en volandas sobre las sendas

paso a paso pisamos la vereda

pensando en el final de la jornada.

La vista elevada hacia el horizonte

no nos deja contemplar la naturaleza

que se esconde entre nuestros movimientos.

De vez en cuando hay que parar la vista

y posarla tras las ramas del camino,

tras el esfuerzo que surge de la marcha

y vivir el momento sin pensar

en lo que nos queda para volver

a la rutinaria vida monótona

que nos envejece el espíritu.

NIEVE PRIMAVERA

Los caminantes no se perturban por un poco de nieve. Siempre hay que seguir el camino, cueste lo que cueste. Haya viento, lluvia, o como en este caso, un poquito de nieve primavera.

SUBIR

Hoy el camino comienza subiendo y no se divisa a simple vista hasta donde llegarán nuestros pasos. La cuesta se hace  más dura cada año que pasa, pesa más el horizonte que no se distingue, que no se siente. Pero no hay que correr, la montaña no se moverá en miles de años, y nosotros tardaremos menos en hollarla. Paso a paso, metro a metro logramos vencer la altura y nuestro desánimo.

Una vez que lo logramos, las caras desencajadas por el esfuerzo se tornan en rostros alegres y dichosos. Un soplo de satisfacción nos nutre para toda la semana.

¡Quién dijo miedo! Ya estamos preparados para la próxima. Que desde las elevaciones el panorama es espectacular y todavía tenemos la suficiente energía para poder ascender y mirar a la vida desde las alturas

TRADICIÓN

Busco en la memoria el rostro de la tradición y no lo encuentro. No lo distingo, no siento su aliento, no sé dónde está o se esconde.
La tradición dicen que es “Transmisión o comunicación de noticias, literatura popular, doctrinas, ritos, costumbres, etc., que se mantiene de generación en generación
Y aquí estamos nosotros practicando un rito, una costumbre sin analizar sus pormenores, su significado. Nos dejamos arrastrar por lo que otros han hecho, por los que nos precedieron en las marchas  hacia el castillo
No sé, estas ideas bullen en mi mente mientras caminamos entre carreteras antiguas, caminos olvidados y veredas poco transitadas, tan solo unos cientos quizás miles de personas lo hacen un par de días todos los años desde no hace muchos, aunque muchos siempre es una palabra a diseccionar.
Puede que estemos inmersos en una tradición distinta, creada por nosotros mismos, independiente de la tradición principal; la de acudir al castillo de Javier a pie una vez al año. Pero esta se realiza en grandes grupos de gente y siempre en días concretos. Nosotros lo hacemos en un pequeño grupo de no más de 50 y fuera de esos días.
¿Es esta nuestra propia tradición?
S así es, volveremos a caminar  por las mismas sendas hacia el mismo lugar el próximo año y el siguiente y el siguiente y el siguiente y el…